La Fe


no nos deja ser manipulados por nadie.




Imposible


es el combustible de su Fe, la oportunidad de mostrar la fuerza de su Dios.








Después de la lucha con Dios


nosotros quedamos marcados, pero no con limitaciones, porque el dolor que sentimos es la señal de que nuestro sacrificio, nos hizo quedar en la dependencia de Dios y que Él está con nosotros.